HISTORIA

La Feligresía de San Andrés da sus primeros pasos en la Semana Santa en el año 1979, a instancias del canónigo de la Catedral Don Fernando Resines. Dicho clérigo recorrió las parroquias de Segovia a finales de los 70 para tratar de reimpulsar la celebración de la Semana Santa (que se vio sumida en una de sus peores crisis en esta época). Tuvo relativamente poco éxito en sus empeños, ya que solamente logró que en aquel año un grupo de 39 feligreses de la parroquia de San Andrés acompañasen en procesión al magnífico Cristo Yacente de la Catedral, que anteriormente había sido alumbrado por Acción Católica.

Desde un principio se decidió no erigirse como una cofradía penitencial, dado que el barrio de San Andrés siempre fue muy activo y lleno de asociaciones, además se contaba con el problema de que se quería tener su sede canónica en la parroquia y, sin embargo, el Cristo se encuentra en la Catedral. A día de hoy, tiene una perfecta identidad dentro de la Semana Santa segoviana hasta tal punto que, por ella, la Junta de cofradías modificó su nombre al de Junta de cofradías, hermandades y feligresías de Semana Santa de Segovia.

En cuanto a la organización, por dichas peculiaridades, pueden participar en el desfile procesional todos aquellos feligreses de la parroquia que lo deseen. Sin embargo, existe un listado “oficial” de aquellos participantes habituales que colaboran económicamente con la Feligresía. El gobierno lo detenta la llamada Junta de Semana Santa de la Parroquia de San Andrés de Segovia, formada por presidente, secretario, tesorero y cuatro vocales. Todos ellos, como ya se dijo, presididos por el párroco y la junta parroquial.

La Feligresía sale en procesión en los desfiles oficiales de la Junta de Cofradías (Domingo de Ramos y Domingo de Resurrección), enviando una pequeña representación. Pero sus días propios de procesión son el Jueves y el Viernes Santo.

El Viernes Santo de 1979 la Feligresía de San Andrés se incorporó a la Procesión General o Procesión de los Pasos, ocupando el tramo correspondiente al Camino del Sepulcro, junto con el resto de las cofradías de la ciudad. Finalizada la Procesión General el paso es trasladado solemnemente de nuevo a la Catedral, y en el transcurso de ese traslado, durante los primeros años se rezaba el Vía Crucis. Esta práctica fue trasladada a mediados de los 80 al Jueves Santo, dando lugar a la segunda de las salidas procesionales de la Feligresía.

Durante esos Jueves Santos, la Feligresía acompañaba al Cristo Yacente por las calles del barrio. Pero a principios de los 90, la Catedral denegó a la Feligresía el permiso para trasladar la imagen a la iglesia parroquial (permiso que sólo se ha concedido con motivo de los 20 y 30 años de existencia de la institución, además de en el año 2003 cuando el Cristo Yacente estuvo durante la Semana Santa en la Iglesia de San Andrés debido a las distintas remodelaciones que se estaban llevando a cabo en la S.I. Catedral con motivo de la futura celebración unos meses más tarde de la exposición "Las Edades del Hombre: El Árbol de la vida").

A partir de ese momento comenzó a realizarse este Vía Crucis Procesional acompañando a la imagen del Santo Cristo de la Paciencia, que es portado a hombros por las calles del barrio, en una procesión que se prolonga hasta la madrugada.En el año 2007, la Feligresía de San Andrés adquiere un trono para portar en andas al Santo Cristo de la Paciencia, realizando desde entonces el tradicional Via Crucis por las calles del Barrio y, posteriormente la procesión con el citado Cristo hasta la Iglesia de San Andrés. Desde el año 2012, al término del Via Crucis, se realiza el canto del miserere en la Iglesia de San Esteban. El retorno a las andas realizado por San Andrés supuso un gran punto de inflexión para la Semana Santa Segoviana, ya que desde entonces han sido muchas las cofradías que han sustituido las ruedas por las citadas andas, costal o banzos.

En el año 2011, el Cristo Yacente fue seleccionado junto a otras 14 imágenes de la geografía española para escenificar la XIV estación: “Jesús es sepultado” del Vía Crucis presidido por S.S. el Papa Benedicto XVI con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud, celebrado en Madrid el día 19 de Agosto. En el acto participó una amplia representación de la Feligresía junto a otros miembros de cofradías segovianas que, tras acabar el Vía Crucis, acompañó en procesión al Cristo Yacente por las principales calles de Madrid, con tambores destemplados y el crepitar de antorchas, hasta el edificio de la Comunidad de Madrid, sito en la Plaza del Sol, que fue el lugar de custodia del Cristo Yacente durante su breve estancia en la capital.

En ese mismo año 2011 la Feligresía de San Andrés recibe una llamada de la Cofradia de la Esclavitud del Santo Cristo del Mercado para colaborar en la procesión extraordinaria llevada a cabo en conmemoración del 600 aniversario de la predicación de San Vicente Ferrer.

Para esta ocasión, la Feligresía de San Andrés cedió su trono a la cofradía y varios componentes de la cuadrilla de portadores del Cristo de la Paciencia participaron en dicha procesión, iniciándose así una relación de gran amistad entre las dos cofradías.

Debido al fruto de la buena relación de amistad con la Cofradía del Cristo del Mercado, en el año 2014 ambos colaboran en la procesión del Domingo de Resurrección, llevando en andas a la imagen de Cristo Resucitado.